Tecnologías usadas en los sismos más recientes

En otros posts hemos explicado que la ocurrencia de sismos y otros fenómenos naturales son inherentes al territorio mexicano. Aunque la tecnología ha permitido establecer sistemas de prevención y alerta, esto no detiene los efectos catastróficos de estos sucesos. No obstante, hay avances que son fundamentales en las labores de búsqueda y rescate. 

Tecnologías usadas en los sismos más recientes

Podemos convenir que los bomberos, como parte crítica del Sinaproc, han cumplido un rol vital en temblores históricos, como el de 1985 y 2017. Más allá de las herramientas contra fuego, el PPE moderno, la protección contra químicos y otros accesorios del oficio, estos funcionarios también cuentan con tecnologías de vanguardia para salvaguardar las vidas de las víctimas. De esto hablaremos hoy, de las tecnologías empleadas em este tipo de siniestros. 
 

¿Cuáles son las tecnologías que contribuyen a la búsqueda y rescate en terremotos?

Aquí no podemos indagar sobre todas las tecnologías usadas en sismos alrededor del mundo, pero trataremos de abordar las aplicadas en México: 
 

El FINDER

Esta tecnología de salvamento y rescate de la Nasa fue utilizada en el sismo de 2017. Sus siglas en inglés representan: Finding Individuals for Disaster and Emergency Response (Encontrando Individuos en la Respuesta a Desastres y Emergencias). Se trata de un dispositivo tipo maletín que utiliza un radar para detectar los latidos humanos bajo los escombros. 
Esta tecnología fue desarrollada entre el JPL de la Nasa y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Hay dos empresas privadas que en su momento adquirieron la licencia para su producción. Tanto R4 como SpecOps Group mandaron estos equipos a México y han vendido otras unidades a países como Ecuador. 
Dentro de su funcionamiento, el Finder utiliza un radar con microondas de baja intensidad para detectar movimientos leves (latidos o respiración) bajo escombros y ruinas. Tiene la capacidad de localizar un latido a través de 20 pies de concreto o 30 pies de restos estructurales. Es una tecnología que inicialmente fue usada para crear radios baratos para pequeñas aeronaves. 
El propósito de esta tecnología radica en conseguir a la mayor cantidad de personas dentro de la “hora dorada” tras un temblor. Esto se refiere a la primera hora después del incidente, tiempo en el que las víctimas tienen más oportunidad de sobrevivir. Con este dispositivo, los bomberos, rescatistas y otros funcionarios pueden conseguir resultados en menos de 1 min.  
 

Camero Tech

Esta tecnología de rescate fue un aporte de Israel y también contribuyó a las labores de salvamento tras el terremoto de 2017. Se conoce como “sense through the wall (percepción atraviesa muros), siendo un dispositivo de alta sensibilidad. Esto se logra mediante ondas de radio que permiten crear un mapa del área detrás de objetos sólidos. 
Su nombre se debe a que fue desarrollado por la empresa Camero Tech, la cual también ha creado otros dispositivos similares. Funciona emitiendo señales mediante algoritmos que pueden detectar en tiempo real diversas situaciones puntuales: personas inconscientes, movimientos y respiración. Tiene un alcance de 20 m en paredes de grosores distintos y puede perfilar la zona que se mira. 
Esta compañía cuenta en su catálogo con tres dispositivos que se usan en las operaciones de búsqueda y rescate:
    • Xaver 100. Se trata de un detector de vida compacto y ultra portátil que dispone de una interfaz sencilla. 
    • Xaver 400. Este equipo tiene la capacidad de mostrar imágenes bidimensionales que facilitan la visualización y ubicación de objetos fijos o en movimiento. 
    • Xaver 800. Parecido al anterior, con la diferencia de que capta imágenes tridimensionales en escenarios con condiciones más complicadas. 

Cámaras térmicas

Estos dispositivos ya forman parte de la extinción de incendios y resultan de mucha utilidad para visualizar a quiénes podrían estar atrapados bajo escombros. Las cámaras térmicas revelan imágenes producto de las diferencias de temperatura en el entorno, incluso cuando no hay luz suficiente para visibilidad normal. 
Durante las diferentes labores de rescate derivadas del sismo de 2017, la Policía Federal (División Científica) empleó dos modelos FLIR Systems: T640 y E60. El primero incluía una visión infrarroja para distinguir intervalos de temperatura entre -40° C y 2000° C. El segundo era menos sofisticado, con un rango de -40° C a 650° C. 

Robots y drones

Los avances en el campo de la robótica nos han llevado a la creación de los drones. La única salvedad es que estos últimos son vehículos voladores cuyo desarrollo en áreas no militares es relativamente reciente. En ambos casos, tantos los sistemas mecanizados como los UAVs pueden cumplir un rol muy importante al momento de salvar vidas en un terremoto. 
En este sentido, vale la pena mencionar un par de ejemplos en los que los robots estuvieron involucrados en los sismos más recientes en México: 

➤  Ixnamiqui Olinki (robot buscador de personas)
Este pequeño robot motorizado fue producto de las mentes del Departamento de Robótica de la Universidad Panamericana (campus Aguascalientes). Armado con baterías de gran autonomía y motores trifásicos de bajo consumo, fue enviado a la Ciudad de México durante las labores de rescate realizadas en 2017. 
Este pequeño explorador mecanizado cuenta con una transmisión dotada con cajas de engranajes planetarios responsables de darle el empuje para ingresar a lugares de difícil acceso. Asimismo, cuenta con dos cámaras (térmica y de proximidad) para hacer su trabajo de forma más efectiva, también incluye iluminación, y un sensor de CO2 destinado a la detección de víctimas. 
El director de la facultad de ingeniería de dicha universidad, lo describe así: “Ixnamiqui es una especie de tanque pequeño con cuatro extremidades mecánicas, las cuales le permiten darle elevación al robot, así como movilidad en zonas difíciles. Tiene un brazo con una extensión de 1 metro 60 centímetros para llevar agua o medicamentos a una persona atrapada”. 

➤ RDB-10
Otra iniciativa mexicana parecida a la anterior fue el pequeño robot arácnido del Instituto Politécnico Nacional (IPL), construidos por los alumnos de esta institución. El RDB-10 fue concebido con la intención de ayudar en las labores de salvamento y rescate en diferentes desastres naturales. Debido a su tamaño, puede infiltrarse para conseguir a personas bajo los escombros. 
Según esta casa de estudios, este robot araña de cuatro patas funciona con una app con Bluetooth y posee varios sensores para ubicar víctimas. Junto a su sistema Android, sus sensores pueden detectar el sonido (hasta 400 db a 3 metros), la temperatura (desde -50° C hasta 210° C) y la distancia. Sus lecturas son obtenidas en tiempo real y monitoreadas por su operador. 
Aunque utiliza 12 servomotores, se trata de un modelo ligero debido a que sus patas fueron hechas en una impresora 3D y con un polímero parecido al plástico. Asimismo, todo el cableado está protegido para evitar cualquier falla y sus componentes externos están colocados sobre un plato de cobre. 

En el caso de los drones, estos vehículos aéreos no tripulados también tienen algunos años colaborando con los esfuerzos de rescate en eventos sísmicos. Durante el terremoto de Sichuan (2008), las autoridades usaron esta tecnología para identificar edificios colapsados para establecer las áreas prioritarias y visualizar las rutas que estaban obstruidas. 
De igual forma, estos UAVs estuvieron sobrevolando la Condesa, la Roma y Xochimilco después del temblor de 2017. Entre sus funciones, estos aparatos sirven para: 

  • Detección y búsqueda de personas. En cualquier escenario de desastre es fundamental encontrar a los desaparecidos lo antes posible. Ya sea que se trate de explosiones, incendios, inundaciones o temblores, las personas pueden quedar bajo los escombros o atrapadas. Los drones equipados con cámaras térmicas agilizan las operaciones de salvamento. 
  • Envío de provisiones de emergencia. En situaciones donde las vías de comunicación y acceso se ven afectadas, estos vehículos pueden ser de mucha utilidad. Como el espacio aéreo no suele sufrir percances, los drones sirven para entregar comida, agua y medicamentos a quienes lo necesiten. 
  • Escaneo de zonas peligrosas o inseguras. Las áreas afectadas por incendios, inundaciones o terremotos sufren daños estructurales inciertos. En estos casos, los UVAs pueden revisar la extensión de la afectación de las construcciones para acelerar las reparaciones y evitar que personas o animales arriesguen sus vidas. 

 Diversas plataformas online

Los canales digitales ya forman parte de nuestra cultura y, usados con responsabilidad, pueden ser de mucha ayuda durante la extinción de incendios, inundaciones o sismos. Pueden ser mecanismos primarios de ayuda y comunicación con el apoyo de una base de datos verificable en tiempo real que no desinforme ni obstruya las labores informativas. 
Durante el sismo de 2017, Google y Facebook implementaron el servicio “safety check”, el cual sirvió para que las personas indicaran que estaban sanas y salvas. Además, Google puso en funcionamiento el “crisis map”, que permitió mapear y visualizar los inmuebles dañados/destruidos, así como los centros de acopio/refugios para los damnificados. 
Aunque no se puede evitar la ocurrencia de temblores, incendios y otros desastres naturales, existe la tecnología para prevenir y mitigar sus efectos negativos. Ya queda de parte de gobiernos y sistemas de protección civil articular las medidas para atender el manejo de riesgos. 
Asimismo, recalcamos que la evolución en trajes de bombero, herramientas contra fuego, protección contra químicos, accesorios contraincendios y terremotos, y otras clases de PPE, juegan un papel fundamental en las labores de búsqueda y rescate. 

Referencias

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0