Químicos comunes en el hogar que pueden ser extremadamente peligrosos en un incendio

Resulta curioso ver nuestro hogar como un lugar donde pudiese ocurrir un desastre. Lo cierto del caso es que guardamos muchos productos que contienen químicos inflamables, peligrosos y que pueden avivar un incendio o provocarlo si no somos cuidadosos.

Químicos comunes en el hogar que pueden ser extremadamente peligrosos en un incendio

A pesar de que los usamos casi todos los días, estas sustancias pueden ser perjudiciales si tocan nuestra piel, las inhalamos o las ingerimos. Tanto en la prevención de incendios como de accidentes, hay que saber manejar estos productos, guardarlos lejos de niños y mascotas, y buscar maneras de sustituirlos por fórmulas menos perjudiciales. 

¿Cuáles son los químicos comunes en tu hogar?

El riesgo de diferentes sustancias químicas en un fuego puede aparecer de varias maneras. La vaporización, la explosión, el derrame, la salpicadura o la posibilidad de ignición atentan contra tu bienestar y tus seres queridos. Aunque muchos de estos productos parezcan imprescindibles, el hecho de tenerlos aumenta las probabilidades de un accidente o siniestro.

Empezaremos esta lista con algo que parece inofensivo:

Removedor de esmalte (acetona)

Debes saber que esa sustancia que usas para quitarle el esmalte de uñas tiene acetona, un químico muy inflamable. Aunque de por sí este líquido no va a provocar un incendio, sus vapores pueden causar una ignición que se propague rápidamente cuando entra en contacto con una llama viva o una chispa cercana. 
Si cae sobre la piel o los ojos, puede causar irritación. En caso de que sea ingerida por accidente, puede provocar mareos y letargo. Como medida contra incendios, hay que mantenerla bien cerrada y en un lugar ventilado. Se recomienda a los bomberos que usen un SCBA o ERA independiente si hay peligro de exposición a este químico. 

Aceite de cocina

Resulta bastante común que los diferentes aceites para cocinar sean altamente inflamables y sean los causantes de muchos incendios. Esto suele pasar cuando dejas los sartenes desatendidos y los mismos llegan a incendiarse. Así como no se recomienda tener gasolina, thinner o tupertina en casa, no deberías almacenar grandes cantidades de aceite. 
Cuando hay un incidente con aceite comestible, no intentes arrojar agua directamente al fuego porque solo avivarás las llamas. Tampoco se aconseja tratar de sacar el utensilio al exterior porque se podría extender el incendio al dejar caer aceite durante el trayecto. Lo mejor que puedes hacer es cubrir el sartén con una toalla o paño húmedo por unos 30 min. 

Detergentes para ropa

No es un secreto que estos productos contienen una diversidad de químicos que tal vez ni conozcas. Esto aplica para suavizantes, quitamanchas, pastillas y otras presentaciones que son tanto tóxicas como inflamables ante una fuente de calor intensa y si contienen destilados de petróleo más. 
Por ejemplo, la ingestión o inhalación de agentes catiónicos puede causar convulsiones, náuseas y vómitos. Mientras que los detergentes no iónicos causan irritación. La recomendación habitual es tenerlos en un lugar seguro, alejado de los niños/mascotas y separados de los alimentos de consumo diario. 

Limpiador de hornos/parrillas

Este artículo de uso común es uno de los más peligrosos porque puede atentar contra la salud y la extinción de incendios. Aunque su composición puede variar según el fabricante, suele contener químicos tóxicos e inflamables, como butano, hidróxido de sodio (sosa) o de potasio, éter monobutílico de dietilenglicol y monoetanolamina. 
Es un producto que puede causar un daño permanente en los ojos, irritación del tracto respiratorio si es inhalado, enrojecimiento de la piel o ampollas y dolores estomacales en caso de ingestión. Ya que genera aerosoles inflamables, el calor puede hacer que los contenedores exploten y que sus gases se acumulen cerca del suelo. 
Entre las medidas contra fuegos, se recomienda el uso de traje de bombero NFPA 1971 de fabricación especial si hay un derrame. También hará falta un ERA con máscara completa y presión positiva. Es un producto que debe ser guardado lejos del sol, en un área ventilada/fresca y que no esté en contacto con comestibles. 

Anticongelante

Aunque esta sustancia es de uso menos frecuentes en países como México y climas más tropicales, no deja de ser peligrosa. Su mayor problema es que contiene glicol etileno/propileno, un químico de sabor dulce que puede ser ingerido de manera accidental por mascotas y niños. Aunque tiene otros ingredientes para eliminar su dulzura, su olor es muy atrayente. 
También es un líquido inflamable debido a su composición, y su punto de inflamabilidad es de 111 °C (autoignición de 650-750 °C). Si se ingiere, puede resultar mortal porque causa daños internos en cerebro, corazón y riñones. Cuando se inhala, tiende a provocar mareos o una sensación de desorientación. 

Cloro

Convivimos con muchas sustancias de uso diario que pueden suponer un riesgo para la vida y la prevención de incendios. Aunque el cloro se usa para desinfectar, blanquear la ropa y otras labores de limpieza, es un químico peligroso en muchos niveles. De hecho, puede afectar considerablemente el ambiente y provocar o agravar un incendio. 
Su inhalación en gran cantidad puede ser mortal y su exposición tiende a ser corrosiva para los ojos, la piel y las vías respiratorias (neumonitis, edema pulmonar y más). Es una sustancia muy perjudicial para los ecosistemas acuáticos, siendo esencial su buena manipulación y almacenamiento en un lugar cerrado, fresco, seco y lejos de los alimentos. 
Dentro de la seguridad en incendios, los bomberos deben usar trajes con protección contra químicos si se trata de un derrame o fuga. También tienen que incorporar equipos autónomos de respiración y aislar la zona mientras los gases desaparecen. En la lucha contra fuego, no se recomienda aplicar chorros de agua sobre el cloro. 

Amoniaco

Similar al cloro, el amoniaco es un gas sumamente tóxico, de naturaleza inflamable y sus contenedores pueden explotar ante una fuente de calor. Almacenado en grandes cantidades y en espacios confinados, es un peligro de incendio. Además, se puede descomponer a altas temperaturas, formando gas hidrógeno. 
Cuando nos exponemos al NH3, su inhalación puede resultar mortal o causar una severa irritación de la nariz/garganta. Tiende a ser corrosivo al contacto con la piel y los ojos, causando irritación o quemaduras. Está presente en varios productos, como gran variedad de limpiadores (baño, drenajes, vidrios, etc.) y cera para muebles. 
Los productos con amoniaco pueden explotar o incendiarse si son mezclados con agentes oxidantes, halógenos o ácidos fuertes. En la extinción de incendios donde está presente este químico, los bomberos usan PPE con protección contra químicos y un SCBA o ERA. Hay que guardarlos en lugares secos y frescos, lejos de materiales incompatibles y fuentes de calor. 

Alcohol desinfectante

Por una u otra razón puedes tener productos a base de alcohol tanto para desinfectarte las manos como para curar heridas. Cuando hablamos de prevención de incendios, este compuesto químico tiene un punto de ignición muy bajo (12° C) y tiende a evaporase con facilidad. Esto puede contribuir a una mayor propagación de las llamas en un incidente. 
Si bien los desinfectantes en gel o spray siempre han sido muy útiles durante esta pandemia mundial, incluyen sus riesgos. Se ha sabido de instancias en que han causado fuegos en combinación con la electricidad estática. Además, hay personas que aplican alcohol a su vestimenta para deshacerse de los ácaros, lo cual va en contra de cualquier medida contraincendios. 
Latas de aerosoles

Muchos de estos productos contienen butano o propano, un propulsor inflamable que puede causar un incendio cerca de una fuente de calor o una llama viva. Por eso hay que tener cuidado cuando usas tu antitranspirante, laca para el cabello, mousee u otros artículos de belleza que vienen como aerosoles enlatados. 
Adicionalmente, estas latas presurizadas son susceptibles de explotar en un momento dado cuando son expuestas al calor o son perforadas por accidente. Estas circunstancias la hacen muy peligrosas cuando entran en contacto con el fuego. La recomendación es minimizar su riesgo de exposición guardándolas en un lugar seguro y lejos del sol. 

Ambientadores

Muchas personas se han acostumbrado a estos artículos sin saber que representan un riesgo sanitario e incendiario. Esto es porque los ambientadores usualmente tienen una gran variedad de químicos que son altamente perjudiciales. Por ejemplo, el formaldehído tiende a ser cancerígeno en concentraciones altas y suele irritar las membranas mucosas y los pulmones. 
Algunos de estos productos también incluyen p-diclorobenceno, que es un irritante tóxico. Tampoco faltan los propulsores y los destilados de petróleo, cuya naturaleza inflamable los hace extremadamente peligrosos en medio de un fuego. Aunque lo ideal sería sustituirlos por opciones orgánicas, el consejo sería reducir su aplicación o cantidad en el hogar.

Cremas a base de parafina

Tal vez creas que las cremas o presentaciones parecidas no tengan nada que ver con la prevención de incendios. Por supuesto, el peligro va a depender de los químicos e ingredientes que tenga el producto. Cuando se trata de parafina, no son pocos los casos de ignición relacionados con su aplicación accidental sobre la vestimenta. 
La recomendación para este químico sería lavar la vestimenta expuesta a altas temperaturas y evitar las llamas vivas, por ejemplo, al encender un cigarrillo.  

Referencias

What's Your Reaction?

like
1
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
1