Mantenimiento a las unidades de bombero

Cuando hablamos de mantenimiento de unidades vehiculares, esto involucra a muchos organismos e instituciones que forman parte del quehacer público y privado. Se trata de un aspecto especialmente crítico para la prevención y extinción de incendios porque sin una flota funcional, los bomberos no pueden servir a la sociedad con eficiencia. 

Mantenimiento a las unidades de bombero

En sí, mantener este tipo de inversiones requiere de una inspección periódica para que sigan funcionando sin problemas y el mayor tiempo posible. Este cuidado cumple varios propósitos esenciales porque alarga la vida útil de los EFSA, salvaguarda la vida de los tragafuegos y permite que los cuerpos de bomberos están listos para ayudar a sus comunidades. 

Tipos de mantenimiento

Una forma de entender la importancia del mantenimiento de unidades es conociendo los métodos que hay para cumplir con esta finalidad. Si bien los camiones, camionetas, ambulancias y otros equipos contra fuegos tienen sus particularidades, los tipos de cuidado abordan situaciones puntuales para dar la solución más pertinente. 
En este sentido, los bomberos cuentan con: 

Mantenimiento correctivo
Se utiliza en instancias de reparación inmediata y cuando hay que conseguir la causa raíz para corregir el problema. La ventaja de encontrar con precisión lo que está provocando el fallo implica que, si la solución es correcta, la unidad no será retirada por la avería tratada. 

Mantenimiento preventivo
Como en la prevención de incendios, se intenta evitar que algo salga mal antes de que ocurra. Esta metodología se basa en la sustitución de piezas o refacciones cumpliendo un plan/cronograma que detalla los plazos para hacer los cambios y que las unidades permanezcan en buenas condiciones. 

Mantenimiento predictivo
La tecnología actual facilita a los órganos adscritos a la protección civil anticiparse a cualquier avería. Esto se hace mediante registros detallados de las variables de funcionamiento dentro de la flota de vehículos. La medición sobre la vida útil de las piezas cuando están en servicio y cuando empiezan a fallar, te permite tomar acciones correctivas para que las unidades sigan operativas. 

Mantenimiento centrado en la confiabilidad
Este procedimiento fue desarrollado en los años 60s/70s y proviene del mundo empresarial. Citando la fuente, dice: (es) “la identificación de las políticas de mantenimiento más acordes para garantizar el cumplimiento de los estándares necesarios para los procesos de producción y para manejar las consecuencias de dichas averías”. Como filosofía, busca garantizar la fiabilidad de un sistema usando un equipo de trabajo multidisciplinario que establece las condiciones óptimas de funcionamiento. 

Razones para implementar un programa de mantenimiento preventivo

Podemos convenir que en México muchos cuerpos de bomberos carecen de un adecuado plan de mantenimiento preventivo para sus unidades, lo que afecta su disposición y acorta su utilidad. Entre las muchas causas para ello, está la falta de autonomía/presupuesto, poco personal mecánico y falta de certificaciones (EVT o ASE). 

No resulta raro que muchos cuarteles mexicanos, latinoamericanos y de otros países tengan políticas reactivas antes que preventivas. Por ello, cuando una unidad falla, el mecánico tiene que resolver el problema y el vehículo estará “fuera de servicio” hasta ser reparado. Consecuentemente, las estaciones están sin la unidad hasta recuperarlas. 

La práctica nos revela que este abordaje conduce a la necesidad de reemplazos más rápidos y a menor eficiencia en las actuaciones contraincendios. Aunque haya deficiencias económicas o trabas administrativas, hay que tratar de encontrar las estrategias más adecuadas para elevar la duración de los EFSA y así poder responder debidamente a cualquier incidente. 

Por ende, hay varias razones por las cuales todo cuartel o estación de bomberos debería aplicar un programa de mantenimiento preventivo de sus unidades. Entre las 4 básicas, destacamos: 

  • Debido a la naturaleza de los incendios forestales, estructurales y más, las unidades siempre tienen que estar listas para actuar. 
  • Como parte de la seguridad en incendios, una flota de EFSA bien mantenida ayuda a proteger al público y a sus ocupantes. 
  • El alto costo de las unidades exige que las misma duren o excedan el tiempo planeado con la intención de proteger estos activos tan esenciales para un departamento de bomberos. 
  • Cuando existen vehículo que no tienen el mantenimiento adecuado y se ve involucrado en algún accidente o percance, esto puede conllevar a acciones legales o judiciales que malponen la imagen de la institución bomberil. 

¿Qué dicen los estándares de la NFPA sobre mantenimiento de unidades?

Cuando nos referimos a los estándares de la NFPA en cuanto a inspección, mantenimiento, prueba, calificación y retirada, hay mucho que revisar. En el contexto que estamos tratando y dejando de lado la 1914 (aparatos aéreos), las normativas 1911 y 1915 son las más pertinentes para dar algunas pautas sobre el tema. 

Por un lado, la NFPA 1915 indica que cada departamento debería tener la jurisdicción y autoridad para implementar un cronograma de mantenimiento para sus unidades. Es un estándar que identifica los componentes y sistemas que debes chequear, junto con la frecuencia con la cual hay que ejecutar esta labor. 

Gran parte del servicio a una flota debería estar fundamentado en las recomendaciones de los fabricantes, la experiencia local y las condiciones operativas idóneas para mantener a las unidades y sus partes funcionando con la fiabilidad esperada. Además, no hay que dejar de lado los respectivos registros de cada uno de los chequeos realizados.  

De igual forma, el apéndice C de la NFPA 1911 habla de los requisitos necesarios para aplicar un programa de mantenimiento preventivo exitoso. Allí puedes revisar las tareas que debes hacer en función del vehículo y el manual del fabricante. El marco de tiempo está dividido en meses, semanas y días según haga falta, y también hay ejemplos con listas de revisión diarias/semanales. 

Asimismo, la NFPA 1070 establece los requerimientos educativos y la experticia necesaria para calificar como Técnico en Vehículos de Emergencia (EVT). Se trata de un programa con 5 certificaciones: 

  • Ambulancias
  • Aparato contra incendios
  • Seguimiento gerencial 
  • Técnico en la aplicación de la ley
  • ARFF (Bombero de Rescate en Aeropuertos)

Estas evaluaciones las organiza el ASE (Instituto Nacional de Excelencia en el Servicio Automotriz) norteamericano, el cual es supervisado por la comisión de certificación de la IAFC EVT. (No encontré el equivalente mexicano). 

Las NFPA 1915 y 1070 sirven para complementar la 1500, que es la norma para el programa sobre salud y seguridad ocupacional del departamento de bomberos. Una cita básica de este texto indica: “Todo departamento de bomberos debería considerar la salud y seguridad como prioridades en las especificaciones, diseño, adquisición, construcción, operación, mantenimiento, inspección y reparación de todos los aparatos contra fuego”.

Por último, la NFPA 1901 sugiere que cada cuerpo de bomberos considere la utilidad o el riesgo de alargar la vida de una unidad más allá de los 15 años. Los EFSA con dicha antigüedad y que han sido bien tratados, deberían ser puestos en estatus de reserva y ser actualizados en concordancia con la NFPA 1912.  
 

Recomendaciones finales sobre mantenimiento de unidades bomberiles

Sería justo afirmar que, en EUA, México y otras latitudes, un buen porcentaje de organismos y empresas usan una estrategia reactiva bajo el lema: “Si no está roto, no hay que arreglarlo”. Mientras que esta filosofía puede abaratar costos al corto plazo, las consecuencias a largo plazo (inoperatividad, reemplazo y satisfacción del cliente) pesan más que este ahorro. 

Partiendo de esto, un plan preventivo de mantenimiento solamente será exitoso cumpliendo 3 premisas esenciales: 

  • Tomando en serio las recomendaciones del fabricante sobre el servicio diario, semanal, mensual y anual, más el recambio programado de repuestos. 
  • Incentivando a los operadores de las unidades para que sepan todo sobre sus EFSA, ya que juegan un rol fundamental en la evaluación diaria de los vehículos contraincendios. 
  • Certificando al(los) mecánico(s) encargado(s) con la misión de que sus conocimientos, experiencia y know-how contribuyan a un mantenimiento confiable. 

En función de todo lo anterior, tenemos una pequeña lista de sugerencias generales que puede contribuir al cuidado de las unidades destinadas a la prevención y extinción de incendios: 

  • Determinar los criterios para la contratación de mecánicos. 
  • Investigar alternativas para ejecutar operaciones combinadas de mantenimiento.
  • Solicitar, si hay presupuesto, la adición de un mecánico en caso de sobrecarga de trabajo. 
  • Elaborar una nueva lista de revisión (chek list) tomando como guía el cronograma de mantenimiento indicado en el manual operativo de cada unidad. 
  • Crear un comité de autoevaluación de los equipos contra fuego para mirar de cerca la operatividad actual y contrastarla con la NFPA 1915 para hallar falencias. 
  • Capacitar a los operadores de los vehículos bomberiles para que sepan cómo realizar inspecciones adecuadas y qué buscar durante las revisiones diarias. 
  • Aprovechar lo que se conoce como RMS (sistema de gestión de registros) para ingresar solicitudes de reparación, establecer un cronograma de mantenimiento y hacer seguimiento a lo vehículo contra incendio. 

Queremos terminar acotando que la situación del parque automotor mexicano luce bastante precaria (como lo revela este artículo) y no sabemos hasta qué punto puedan asumir nuestros consejos. Aun así, en Femsa estamos a la orden para atender tus necesidades de equipamiento contra fuego, trajes de bomberos, protección contra químicos, PPE, accesorios contraincendios y más. 

Referencias 

  • Ortiz V., John G. y Santander M., Oscar O. (2021). Propuesta de plan de mantenimiento para los vehículos y equipos del benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios del cantón el Tambo. 26 y 27 de septiembre, 2021, de Universidad Politécnica Salesiana. sitio web: https://dspace.ups.edu.ec/bitstream/123456789/20149/1/UPS-CT009054.pdf
  • Blalock, John T. (2009). Preventive maintenance scheduling: A timely matter. 26 y 27 de septiembre, 2021, de National Fire Academy. sitio web:https://www.hsdl.org/?view&did=692734

What's Your Reaction?

like
2
dislike
0
love
3
funny
0
angry
0
sad
0
wow
2