Inundaciones en México

Entre los diversos desastres que azotan anualmente a México, Latinoamérica y el resto del planeta, las inundaciones son un fenómeno recurrente. El cambio climático, mayor agua en la atmósfera, poca prevención y la incesante actividad humana provocan y agravan estos eventos. Aunque los organismos encargados de atender estas emergencias promueven la proactividad, hay mucho por hacer. 

Inundaciones en México

Aunque los cuerpos de bomberos y el personal de protección civil asumen las tareas de salvaguarda y control de la situación, la situación del impacto de las inundaciones no mejora. En este post queremos entender algunos aspectos básicos de estos eventos y darte una perspectiva sobre su manejo integral. 

 Entendiendo lo que son las inundaciones

La definición más sencilla sobre el fenómeno de las inundaciones nos habla de un desbordamiento del agua sobre terreno seco o en áreas que no suelen estar sumergidas. Este flujo excesivo de agua puede ser consecuencia de lluvias prolongadas, el derretimiento rápido de la nieve, un tsunami u oleaje intenso que penetra más allá de la orilla o por la rotura de presas/diques. 

Es uno de los acontecimientos meteorológicos más comunes porque el nivel de la inundación puede ser de unos centímetros a varios metros. Dentro de su dinámica, pueden ocurrir de forma progresiva o de manera más impredecible (flash floods). Asimismo, su duración puede ser de algunas horas a varias semanas. 

La causa más común de las inundaciones en México y el resto del planeta son las lluvias intensas que suelen extenderse por horas o días. En las áreas costeras, esta ocurrencia climática también es consecuencia de ciclones, tormentas o mareas altas que coinciden con la elevación del cause de los ríos. 

Hay otros factores que pueden contribuir a la aparición de una inundación: 

  • Topografía
  • Cobertura del suelo
  • Influencia de la marea
  • Condiciones climáticas y de captación antes de la lluvia
  • Capacidad de las cuencas hidrográficas de provocar un desbordamiento
  • Duración, intensidad, volumen y distribución espacial de la pluviosidad sobre la captación 

 ¿Cómo se manifiestan las inundaciones en México?

Desde el punto de vista histórico, nos tenemos que remitir a lo que cita el geógrafo Irasema Alcántara-Ayala sobre las inundaciones en la Ciudad de México durante el siglo XVII: 

“Boyer (1975) identifica algunos factores subyacentes e inductores del riesgo asociados al proceso de Conquista, durante el cual se rompió el equilibrio con la “generosa tierra” por la desecación de los lagos de la gran Tenochtitlán, y hace referencia a las observaciones del ingeniero Enrico Martínez en relación con el papel de la deforestación, el pastoreo y la expansión de cultivos en los procesos erosivos y, por ende, en el incremento de la susceptibilidad a inundaciones”.

En términos de frecuencia, la base de datos de la EM-DAT (1900-2018), la cual ha sido recopilada por el CRED, da cuenta de un 29.8% de inundaciones (69 eventos). Este fenómeno ocupa el 2º lugar después de las tormentas (105 eventos) y muestra mayor frecuencia que los terremotos, las remociones de masas y la actividad volcánica registrada en el periodo mencionado. 

Cuando revisamos en internet y vemos las noticias, ya no resulta extraño saber sobre uno de estos desastres en las zonas más vulnerables del territorio mexicano. La incidencia de las inundaciones se ha ido agravando como consecuencia de la subida del nivel del mar, la actividad humana cerca de las cuencas hidrográficas y los efectos cada vez más notorios del cambio climático. 

Hay que entender gran parte de la responsabilidad sobre la ocurrencia y frecuencia de este fenómeno están estrechamente vinculadas con la actividad humana. Tanto en la prevención de incendios como de desbordamientos, muchos países tienen políticas reactivas y no proactivas, lo cual se evidencia en las pérdidas humanas y económicas cada año. 

Volviendo al texto de Alcántara-Ayala, el especialista enfatiza:

“Continúa como tarea pendiente la incuestionable necesidad de realizar un diagnóstico de las causas de fondo, los factores inductores del riesgo de desastre y la respuesta gubernamental, federal y estatal ante los sismos de septiembre de 2017 y otros desastres, con la finalidad de identificar debilidades y fortalezas, y dirigir esfuerzos transversales hacia patrones coherentes de transformación”.

Papel de los bomberos mexicanos en las inundaciones

Cada vez que acontece una inundación en México, los servicios asociados con la Protección Civil son los encargados de dirigir las operaciones para contener la situación. Como componente esencial del resguardo de la ciudadanía, los bomberos cumplen funciones de búsqueda/rescate, inspección, remoción, limpieza e incluso de atención médica. 
Al estar encargados de la prevención y extinción de incendios, tienen que llevar consigo sus herramientas y equipos contra fuego, usar los respectivos trajes de bomberos nfpa 1971 o nfpa 1977 según el contexto y comunicar cualquier medida contra incendios necesaria. Todo ello contribuye a que las personas involucradas en estos desastres no sufren percances no deseados o reciban asistencia ante situaciones peligrosas.  

Dónde son más comunes y severas las inundaciones en México 

Tanto por ubicación como por su topografía, la región sureste de México tiende a ser la más afectada durante la temporada de lluvias y de ciclones/tormentas tropicales (mayo a noviembre). De acuerdo al Mapa de Inundaciones del CAEM 2021, hay 61 municipios que conforman la cuenca del valle de México. Para este año, hay 63 sitios de inundaciones en 75 colonias, los cuales corresponden a los siguientes municipios: 

  • Acolman, Chalco, Coacalco, Cuautitlán, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, La Paz, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Tecámac, Teotihuacán, Texcoco, Tlalnepantla, Tultitlán, Valle de Chalco y Zumpango. 
  • En la cuenca del río Lerma, hay 6 municipios que son los más vulnerables: Jiquipilco, Ocoyoacac, Otzolotepec, San Mateo Atenco, Tianguistenco y Toluca. 
  • En la cuenca del río Balsas, existen 3 municipios con mayor riesgo: Tejupilco, Tenancingo y Tepetlixpa. 

Dentro de las labores de prevención, han colocado 26 untos de vigilancia permanente en caso de inundaciones o encharcamientos: Tejupilco (1), Toluca (1), Atlacomulco (1), Tlalnepantla (2), Cuautitlán Izcalli (1), Cuautitlán (1), Tultitlán (1), Ecatepec (7), Nezahualcóyotl (2), Chimalhuacán (1), La Paz (1), Ixtapaluca (1), Valle de Chalco (1), Naucalpan (2), Huixquilucan (1), San Mateo Atenco (1) y Tenancingo (1). 

Recomendaciones de prevención ante una inundación

Debido a su mayor frecuencia estos últimos años, cada vez hay más muertes como consecuencia de inundaciones en México y otras latitudes. Se ha vuelto un desastre incluso más peligroso que los ciclones o tormentas por su duración y los efectos sanitarios sobre la población vulnerable. Entre las causas más comunes de decesos, hallamos a quienes conducen durante estos eventos. 
Tomando como referencia lo que indica la CDC estadounidense para estos casos, ten en cuenta estas sugerencias ante un aviso de inundación:

  • Usa los medios de comunicación a tu disposición para estar al tanto de las novedades.
  • Ten cerca tu registro de vacunación (o recuerda cuándo recibiste la vacuna contra el tétanos) y guárdalo en algún contenedor impermeable. 
  • Si tienes cosas en el jardín o en patio a prueba de agua, las puedes amarrar bien. También las puedes guardar dentro de la casa en un lugar seguro. 
  • Si debes abandonar la vivienda, asegúrate de cortar el suministro de gas, cerrar la llave del agua y bajar los interruptores de la electricidad. 
  • Es importante preparar un bolso de emergencia con agua y alimentos. Lo idea es que sea para al menos 3 días y debe contener un 1 galón de agua por día para cada persona o mascota. 
  • En lo posible, dirígete a una zona segura con tu familia, ya sea la costa, zonas bajas o cañones (evita estar debajo de puentes y árboles). Trata de no manejar por donde hay agua estancada o donde exista algún tipo de corriente. 

Una vez concluida la inundación, toma estas previsiones: 

  • Recuerda no conducir por zonas anegadas o donde el agua parezca estancada. 
  • Si tuviste que abandonar tu vivienda, solamente deberías regresar cuando las autoridades encargadas así lo indiquen. 
  • Cuando tengas dudas sobre si la inundación tuvo contacto con el agua embotellada/almacenada o tus alimentos (incluso enlatados), es mejor desecharlos. 
  • Bajo ningún concepto debes usar el agua de la inundación para cocinar, lavarte los dientes, limpiar los platos. Usa agua potable y segura. 
  • Los bomberos o agentes de Protección Civil son los encargados de determinar si el servicio de agua es apto para beber o bañarse. Si no están las condiciones dadas, usa agua embotellada o hervida para tus necesidades. 
  • En caso de que tengas electricidad, cerciórate de que tus electrodomésticos estén secos para que puedas usarlos con seguridad. 
  • Para prevenir la contaminación con CO (monóxido de carbono), hay que usar las plantas de electricidad y las máquinas de lavado a presión a unos 6 m de cualquier puerta, rejilla de ventilación o ventana. Tampoco debes encender el auto estando dentro del garaje (si conecta con la casa) aunque el portón esté abierto. 

En resumen, las inundaciones son desastres que deberían abordarse de manera integral para hallar soluciones efectivas que eviten las pérdidas humanas y materiales. En nuestra labor de apoyo, buscamos generar conciencia sobre estos desastres y equipar a las autoridades de protección civil para que tenga las mejores herramientas al momento de actuar. 

Referencias

 

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0