Grupo de Tala: Modelos de combustible tipo 11, 12 y 13

La parte final sobre el estudio de Anderson (1982) para entender mejor cómo actúan los incendios forestales. Aquí nos toca abordar el grupo de tala, que incluye los modelos de combustible tipo 11, 12 y 13. Para que tengas una mejor comprensión del tema, haremos una breve descripción de cada uno de estos patrones. Luego expondremos la situación de la deforestación y tala, finalizando con la influencia de las características del combustible.

Grupo de Tala: Modelos de combustible tipo 11, 12 y 13

Grupo de combustible tipo 11

De acuerdo a este conjunto de condiciones, el fuego se comporta de manera muy activa dentro de la tala debido a la mezcla del material herbáceo con la tala. El espaciado del combustible ligero, el cual cae del dosel, o el envejecimiento de los combustibles finos, pueden contribuir a disminuir el potencial incendiario. Aquí se considera los rodales de coníferas, maderas duras y pinos sureños donde ocurren cortes parciales.

Las operaciones uniformes usualmente generan más tala de la que podemos referenciar. El material con carga inferior a los 7.6 cm (3 pulgadas) ocupa menos de 12 toneladas por acre (5.4 ton/ha). El combustible mayor a 3 pulgadas suele estar representado por no más de 10 piezas, de 10.2 cm (4 pulgadas) de diámetro y a lo largo de un transecto de 15 m. (50 pies). En la comparativa con los modelos de combustibles NFDRS (1978), este patrón lo encontramos en K.

Valores para estimar el comportamiento del fuego en este modelo

  • Profundidad de la cama de combustible: 1.0 pies
  • Carga viva de combustible, follaje: 0 tons/acres
  • Carga muerta de combustible, ¼ de pulgada: 1.5 tons/acres
  • Carga total de combustible (muerta y viva), menos de 3 pulgadas: 11.5 tons/acres

Grupo de combustible tipo 12

Dentro de este arquetipo de comportamiento, pueden aparecer fuegos que se extienden de forma muy rápida y con intensidades elevadas que pueden producir tizones. Cuando empieza el incendio, se mantiene contenido hasta que se consigue con un contrafuego u otros combustibles.

El paisaje está lleno de tala que en su mayoría no mide más de 7.6 cm (3 pulgadas) de diámetro. Los combustibles presentes en la escena parecen tener una distribución uniforme y no llegan a contabilizar más de 35 ton por acre (15.6 ton/ha). La composición incluye rodales de coníferas muy podados con cortes uniformes o cortes parciales/gruesos.

La representación del material mayor de 7.6 cm (3 pulgadas) ocurre cuando hay más de 11 piezas con un diámetro de 15.2 cm (6 pulgadas) y a lo largo de un transecto de 15 m. (50 pies). Cuando revisamos los modelos de combustibles NFDRS (1978), el patrón descrito está representado en J, en el cual hay una sobre estimación de áreas de tala cuando la ramillas y agujas se han asentado.

Valores para estimar el comportamiento del fuego en este modelo

  • Profundidad de la cama de combustible: 2.3 pies
  • Carga viva de combustible, follaje: 0 tons/acres
  • Carga muerta de combustible, ¼ de pulgada: 4.0 tons/acres
  • Carga total de combustible (muerta y viva), menos de 3 pulgadas: 34.6 tons/acres

Grupo de combustible tipo 13

En este patrón de comportamiento, por lo general el fuego se desplaza a través del paisaje a causa de una capa continua de tala. Esto implica que hay grandes cantidades de material cuyo tamaño supera las 3 pulgadas (7.6 cm). La llama se esparce con rapidez entre los combustibles finos y la intensidad crece de forma más lenta hasta que los combustibles más grandes empiezan a arder.

El incendio flameante puede estar activo por largos períodos y generar una amplia variedad de tizones. Esto contribuye a la aparición de focos no localizados que pueden volverse más incontrolables si las condiciones meteorológicas empeoran. Predomina la presencia de cortes uniformes y gruesos en rodales maduros/antiguos donde la carga de tala está por encima de 3 pulgadas (7.6 cm).

La carga total puede exceder las 200 toneladas por acre (89.2 ton/ha), pero el combustible inferior a 3 pulgadas (7.6 cm) suele representar solamente el 10% de la carga total. Pueden estar incluidos escenarios en los que la tala contiene agujas ‘rojas’, pero la carga es menor (igual al modelo 12) gracias a la gran intensidad inicial en las áreas.

Valores para estimar el comportamiento del fuego en este modelo

  • Profundidad de la cama de combustible: 2.3 pies
  • Carga viva de combustible, follaje: 0 tons/acres
  • Carga muerta de combustible, ¼ de pulgada: 4.0 tons/acres
  • Carga total de combustible (muerta y viva), menos de 3 pulgadas: 34.6 tons/acres

 Para otros eventos con tala, puedes consultar:

  • Tala ‘roja’ gruesa: modelo 4
  • Tala de maderas duras: modelo 6
  • Tala con material sobrecrecido: modelo 10
  • Tala uniforme para pino sureño: modelo 12

Las tasas comparativas de propagación y la longitud de las llamas para estos modelos con  humedad del combustible muerto en 8% y una velocidad del viento a una altura de media flama a 8 Km/h, revelan estos valores:

Modelo

Tasa de propagación (cadenas/hr)

Longitud de la llama (pies)

11

6.0

3.5

12

13.0

8.0

13

13.5

10.5

Situación de la tala y deforestación en México

En voz del investigador José Soberón Mainero del Instituto de Ecología de la UNAM, México pierde un promedio de 500 mil hectáreas a causa de la deforestación. Las causas principales detrás de este ecocidio corresponden a incendios, cambio de uso de suelos y tala indiscriminada, lo cual ha mermado la capacidad de recuperación de la biodiversidad.

De acuerdo al experto, los campesinos que viven cerca de áreas boscosas no tienen otra opción que cortar los árboles para dedicarse a la agricultura o la ganadería. En parte porque las políticas gubernamentales no ofrecen estímulos económicos para la preservación de estos hábitats y porque hace falta un cambio de mentalidad.

En el territorio mexicano, la deforestación tiende a variar de un estado a otro. Por ejemplo, en la Sierra Madre oriental y occidental, hay mayor incidencia de tala clandestina e incendios forestales. En cambio, en las zonas del sureste se sabe que existe una clara expansión de la frontera agrícola y muchas iniciativas ganaderas.

Influencia de los combustibles en la superficie sobre el comportamiento del fuego

Los combustibles forestales poseen ciertas propiedades que pueden alterar la conducta del fuego de varias maneras. Estas características concretas suelen ser cuantificadas con la intención de que podamos entender el comportamiento potencial de un evento. Según Tricone y Anderson (2018), tenemos lo siguiente:

  • Contenido húmedo. Es una de las propiedades más importantes del combustible que puede afectar el comportamiento potencial del fuego. La presencia de gran humedad hace más complicada la ignición.
  • Contenido químico. Algunos combustibles incluyen grandes cantidades de sustancias volátiles, como aceite, brea, cera y resina. Los elementos inflamables con esta clase de químicos en sus hojas ofrecen una menor resistencia a la ignición, incluso estando mojados.
  • Profundidad de la cama de combustible. Medición desde el suelo o superficie parcialmente descompuesta hasta la capa superior del combustible. Mientras más profunda o alta sea, mayor será el potencial de altura de la llama.
  • Tamaño y forma. Es la tasa del área superficial con relación al volumen. Los combustibles finos, como agujas, escarcha y hojas de hierba tienen una gran área de superficie con respecto a su volumen. Esto quiere decir que se prenden con facilidad y contribuye a una dispersión rápida del incendio.
  • Continuidad. Las camas de combustibles pueden tener parches o ser continuas. Las que tienen algunos huecos en su recorrido poseen combustibles intercalados y zonas sin combustibles. Las versiones continuas muestran una trayectoria con pocas áreas sin elementos ignífugos. Estas últimas son las que más favorecen la incidencia de incendios forestales.
  • Disposición. Se trata de la orientación dominante del combustible. Las camas de combustibles pueden estar acomodadas de manera horizontal o vertical. Estas últimas suelen tener una longitud de llama mayor en comparación con las primeras. Los céspedes y arbustos muestran una orientación vertical mientras que la hojarasca leñosa y los restos de troncos están dispersados de manera horizontal.
  • Compactación. Representa el espacio entre las partículas ignífugas. Las camas de combustibles compactas muestran menor cantidad de vacíos entre los elementos. Esto se expresa como la tasa de compactación, la cual se calcula a partir de la carga, el tamaño y la profundidad de la cama. La compactación reduce la cantidad de oxígeno disponible, dificultando la ignición.
  • Carga o cantidad. Es el peso seco de combustible en una zona determinada. A mayor carga, mayor será la cantidad de calor que se liberará durante la quema. No obstante, cuando hay mucho combustible también existe la posibilidad de observar tasas de propagación más lentas porque hay menos oxígeno para la combustión. Esto aplica para gran parte de ecosistemas, en especial en regiones tropicales donde los combustibles pueden estar mojados.
  • Conocer mejor el grupo tala: modelos de combustibles 11, 12 y 13, contribuye a tu preparación como bombero forestal. También esperamos contribuir con tu formación bomberil en futuras publicaciones. 

Referencias

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow